Al encuentro XLSemanal Ponle Corazón celebrado en la rotativa del diario Las Provincias de Valencia, asistieron personas clave del ecosistema sanitario, comprometidas con reducir la incidencia de las enfermedades cardiovasculares.

En la inauguración, Natividad Calvente, directora de relaciones institucionales de la compañía del cuidado de la salud Novartis, puso en valor el compromiso de las instituciones españolas con la lucha contra la enfermedad cardiovascular, que evidencia la Estrategia de Salud Cardiovascular, presentada el año pasado y que es pionera en Europa. Además, expresó que “desde Novartis tendemos la mano a las instituciones para desarrollar planes estratégicos que ayuden a mejorar el control de estas enfermedades”.

Natividad Calvente, Directora de Relaciones Institucionales de Novartis. Foto: Irene Marsilla.

Por su parte, el Secretario Autonómico de Salud de la Generalitat Valenciana, Francisco José Ponce, compartió que “en 2024 publicaremos resultados de ESCARVAL, un programa que trabaja con los datos de Avucasis, el sistema que recoge información de la actividad con los pacientes como tensión, infartos, colesterol, etc., y que va a permitir obtener una imagen real de la incidencia cardiovascular”. Esto hará posible poner en marcha acciones específicas más eficientes.

Francisco Ponce, Secretario Autonómico de Sanidad. Foto: Irene Marsilla.

Más esfuerzos en prevención secundaria

A continuación se celebró la mesa redonda ‘Salud cardiovascular y prevención secundaria en Valencia, que contó con la participación de María Jesús Arilla, Directora General de Hospitales de la Comunidad Valenciana, el doctor Julio Núñez, presidente de la Sociedad Valenciana de Cardiología, el doctor Alfonso Valle, jefe de cardiología del Hospital de Denia, y el doctor Lorenzo Fácila, presidente de INSVACOR (Instituto Valenciano del Corazón), y moderó María José Carchano, periodista de las Provincias.

No sólo nos tienen que cuidar los médicos, nosotros, los ciudadanos, también tenemos que cuidarnos

En la charla se destacaron los avances que se han logrado en el tratamiento de la enfermedad cardiovascular, con la puesta en marcha de distintos programas enfocados a reducir su mortalidad. María Jesús Arilla, directora general de hospitales, explicó como “el programa Código Infarto y el programa Código Ictus están contribuyendo a ofrecer una mejor atención en los eventos cardiovasculares, con lo que esperamos reducir la incidencia”.

También indicó la importancia de concienciar a los pacientes en el autocuidado. “No solo los médicos nos tienen que cuidar, nosotros también, los ciudadanos, tenemos que cuidarnos”.

María Jesús Arilla, Directora General de Hospitales de la Generalitat Valenciana. Foto: Irene Marsilla.

En el mismo sentido, el doctor Alfonso Valle, Jefe de Cardiología del Hospital de Denia, expresó que todos “debemos hacer autoprevención. La enfermedad cardiovascular es multifactorial. Debemos afrontarla con un mejor manejo sanitario, de los fármacos y fortaleciendo la prevención. Así lograremos que los pacientes vivan más y mejor”.

A pesar de los avances, hay mucho por hacer. Como en España, y en el mundo, en la Comunidad Valenciana las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte. En 2022, fallecieron por esta razón 13.518 personas, cerca del 28% del total de defunciones, y también es la primera causa de hospitalización en la comunidad.

Mas de 13000 fallecimientos por enfermedad cardiovascular

Las instituciones sanitarias y los profesionales médicos son conscientes del enorme reto que supone reducir la incidencia y en general ofrecer una mejor respuesta a las personas que conviven a diario con esta enfermedad.

 

El doctor Julio Nuñez, presidente de la Sociedad Valenciana de Cardiología. Foto: Irene Marsilla.

En las últimas décadas se han dado muchos pasos y gracias a ello, hoy día se ha prolongado hasta 10 años la esperanza de vida de las personas que han sufrido un evento cardiovascular. Sin embargo, hay que seguir trabajando, porque el paciente no siempre comprende la gravedad de su situación, ni entiende cómo debe cuidarse.

La asistencia continuada es un gran reto

El doctor Julio Nuñez, presidente de la Sociedad Valencia de Cardiología, afirmó que “hay que entonar el mea culpa. No explicamos bien a los pacientes lo que deben hacer. Hay que hacerles ver que son enfermos crónicos y deben cuidarse de por vida”.

En la prevención secundaria el paciente debe tratarse la hipertensión, la dislipemia, la obesidad, evitar el sedentarismo

Esta fue una de las ideas más comentadas y también la necesidad de mejorar la asistencia continuada de los pacientes contando con la labor fundamental de atención primaria y de enfermería.

El doctor Lorenzo Fácila, presidente de INSVACOR explicó que los médicos de atención primaria tienen “herramientas que les permite ver la situación de los pacientes, haciendo seguimiento de los datos, y tomar medidas”.

Los jóvenes tienen el colesterol alto, pero no le dan importancia

También se hizo hincapié en la necesidad de formar en la prevención desde la juventud. Alfonso Valle explicó que “no tengo claro que los jóvenes estén tan informados. Si con 30 años empiezo con el colesterol alto y con sedentarismo, al final tenemos un cuadro peligroso. Hay información, pero no sé si hay educación”.

Las herramientas tecnológicas permiten evaluar la adherencia al tratamiento

El doctor Julio Núñez coincidió en que el tabaquismo y la dislipemia son especialmente graves en los jóvenes. “Tienen el colesterol alto, pero como son jóvenes no le dan importancia. Hacen régimen, pero no controlan el colesterol”. También se destacó el problema de las drogas que, aunque se tomen puntualmente, pueden provocar infartos.

A lo largo de la conversación, la necesidad de mejorar la educación en hábitos cardiosaludables y trabajar más para que las personas que han sufrido un evento sean conscientes de la gravedad de la situación fueron temas recurrentes.

Asistencia continuada y más prevención secundaria para reducir la incidencia cardiovascular 4

El doctor Lorenzo Fácila, presidente de INSVACOR. Foto: Irene Marsilla.

Para el doctor Lorenzo Fácila, presidente de INSVACOR, «un pilar muy importante es el propio paciente. Debemos hacer que el paciente entienda la gravedad de la enfermedad cardiovascular. Porque es una enfermedad que no duele. En la prevención secundaria el paciente debe tratarse la hipertensión, la dislipemia, la obesidad, y evitar el sedentarismo».

«Esto requiere una motivación por parte del paciente, y muchas veces nos encontramos que el paciente no entiende bien el tratamiento y no encontramos la forma de que el paciente se implique- continuó-. Encontramos pacientes que han tenido un infarto que no se han realizado una analítica de colesterol en el primer año”.

En general, es difícil lograr que el paciente mantenga la adherencia al tratamiento y que adopte hábitos cardiosaludables de por vida. Además, los ponentes en la mesa redonda expresaron sus dudas respecto al papel de las redes sociales como canal de información sobre la enfermedad cardiovascular. De hecho, hay casos en los que incluso se desalienta a los pacientes a tomar fármacos que son eficaces y que pueden salvar su vida.

Respecto al uso de herramientas tecnológicas, los participantes se mostraron positivos, si bien también indicaron los problemas que supone un uso eficaz de las mismas. “Es un tema complicado -explicó María Jesús Arilla- porque hay controversia sobre cómo incorporar los datos a la historia del paciente. Hay problemas en el tratamiento de esos datos”.

La asistencia continuada en la prevención secundaria es el gran reto para reducir las enfermedades cardiovasculares

El doctor Alfonso Valle, jefe de cardiología del Hospital de Denia. Foto: Irene Marsilla.

Sobre las herramientas utilizadas dentro del sistema sanitario, el jefe de cardiología del Hospital de Denia expresó las ventajas que aportan. “Nos permiten saber si el paciente ha ido a la farmacia a retirar los medicamentos y evaluar la adherencia al tratamiento”.

El sistema de cambiar, adaptarse a las nuevas necesidades o claudicará

Abandono de los fármacos y de los hábitos cardiosaludables, ausencia en los controles médicos periódicos… Todos estos factores indican que estamos ante una situación más compleja en el tratamiento de la enfermedad cardiovascular que hace años. Para Julio Núñez, “el paciente ha cambiado, es crónico, mayor y más complejo. El sistema debe cambiar o claudicará”.

El presidente de la Sociedad Valenciana de Cardiología ponía el acento también en que ahora hay muchas personas mayores que viven solas dificulta la adherencia al tratamiento. Se compartieron posibles soluciones, como la asistencia de enfermería, o incluso la atención en residencias.

Tenemos que ser como los oncólogos y ofrecer una asistencia más precisa

El doctor Alfonso Valle apuntó que el sistema lo hace muy bien en la “fase aguda pero en la siguiente fase, en la crónica, la red de atención se reduce”. También señaló que los servicios de atención primaria y enfermería son fundamentales en esta fase.

Para terminar, el doctor Julio Núñez expresó lo importante de la colaboración público-privada, como un medio para “generar ciencia en la investigación biomédica” y también la necesidad de ofrecer una asistencia médica de mayor precisión. “Tenemos que parecernos a los oncólogos, tenemos que ser más precisos”.

Mejorar el acercamiento entre médico y paciente

Después de la mesa redonda, tuvo lugar un diálogo entre el doctor Vicente Arrarte, presidente electo de la Sociedad Valenciana de Cardiología, y cardiólogo en el Hospital General Universitario Doctor Balmis de Alicante y Alicia Parro, periodista de XLSemanal Ponle Corazón.

Asistencia continuada y más prevención secundaria para reducir la incidencia cardiovascular

El doctor Vicente Arrarte, presidente elector de la Sociedad Valenciana de Cardiología. Foto: Irene Marsilla.

En la charla, el doctor expuso como conclusiones y principales retos para los próximos años, mejorar el acercamiento entre médico y paciente, que contribuya a mejorar los resultados en prevención secundaria, trabajar la educación en salud cardiovascular desde la infancia, con una asignatura de salud en los colegios, ofrecer una asistencia continuada de mejor calidad. “Es importante seguir trabajando en este aspecto para reducir las muertes por enfermedad cardiovascular”.